Cerdo

Blanco, ibérico, Duroc…

Cada raza se caracteriza por un porcentaje de grasa distintos e infiltración, que hacen de su carne un bocado exquisito y saludable.